La mayor esperanza

Despunta en el horizonte el fin de toda la maldad, el sufrimiento y la muerte. El descanso que verdaderamente se disfruta es el que nos prepara para buscar nuevas realizaciones. Es el que está cargado de esperanza. ¿De qué serviría descansar indefinidamente sin ninguna ilusión, sin ninguna perspectiva futura que nos motive? Justamente eso es lo que hace tan significativo el reposo del día sábado. No es una pausa vacía o inerte, sino un descanso que restaura física y espiritualmente, y fortalece para encarar los desafíos de la vida cotidiana con renovada fe en Dios. Más aún, el descanso sabático prepara para gozar de la felicidad plena que el regreso de Cristo traerá a esta tierra. Al hacer un alto en nuestras ocupaciones cotidianas, el sábado nos brinda la oportunidad de pasar más tiempo con Jesús, preparándonos así para el día en que él vendrá a buscarnos, y podamos estar siempre con él. El descanso del sábado nos recuerda que Jesús vendrá por segunda vez a esta tierra. Al reposar en sábado, disfrutamos un anticipo de la paz y la alegría que habrá cuando el Salvador ponga fin a toda la maldad, el sufrimiento y la muerte que reinan en este mundo. El Señor Jesucristo ha prometido que vendrá para llevar al cielo a todos los que creen en él. Poco antes de morir, aseguró a sus discípulos: “Voy a prepararles un lugar. Y si me voy y se lo preparo, vendré para llevármelos conmigo. Así ustedes estarán donde yo esté” (S. Juan 14:2, 3). Indudablemente, es atractivo pensar en ir a disfrutar del lugar que Cristo fue a preparar en el cielo. Pero, lo más significativo no serán las mansiones de oro, sino estar junto al Redentor que nos amó tanto que murió por nosotros. “Lo verán cara a cara”, asegura el apóstol San Juan (Apocalipsis 22:4). Esta promesa fue reiterada por los dos ángeles que consolaron a los apóstoles mientras Cristo ascendía al cielo. Les dijeron: “Este mismo Jesús, que ha sido llevado de entre ustedes al cielo, vendrá otra vez de la misma manera que lo han visto irse” (Hechos 1:11). El regreso de Cristo será un acontecimiento imponente. El Salvador vendrá “sobre las nubes del cielo con poder y gran gloria” (S. Mateo 24:30), acompañado por todos los ángeles del cielo. “Todos lo verán con sus propios ojos” (Apocalipsis 1:7). El apóstol San Pablo explica que “el Señor mismo descenderá del cielo con voz de mando, con voz de arcángel y con trompeta de Dios, y los muertos en Cristo resucitarán primero. Luego los que estemos vivos, los que hayamos quedado, seremos arrebatados junto con ellos en las nubes para encontrarnos con el Señor en el aire. Y así estaremos con el Señor para siempre” (1 Tesalonicenses 4:16, 17). Falta muy poco tiempo para la segunda venida de Jesús. El cumplimiento de las señales que él mismo predijo permite afirmar que “el tiempo está cerca, a las puertas” (S. Mateo 24:33). “Dentro de muy poco tiempo, el que ha de venir vendrá, y no tardará” (Hebreos 10:37). En el último capítulo de la Biblia, Cristo mismo afirma: “¡Miren que vengo pronto!” (Apocalipsis 22:12). El Señor “quiere que todos sean salvos y lleguen a conocer la verdad” (1 Timoteo 2:4). Para que eso ocurra, es necesario aceptar a Cristo como Salvador personal y entregarle la vida a él. Entonces, su paz y la esperanza de su pronto regreso llenarán el corazón. “Todo el que tiene esta esperanza en Cristo, se purifica a sí mismo, así como él es puro” (1 S. Juan 3:3). Si Cristo no vino todavía, aclara el apóstol San Pedro, es solamente porque “tiene paciencia con ustedes, porque no quiere que nadie perezca sino que todos se arrepientan. Pero el día del Señor vendrá” (2 S. Pedro 3:9, 10). Ya que esto ocurrirá, “¿no deberían vivir ustedes como Dios manda, siguiendo una conducta intachable y esperando ansiosamente la venida del día de Dios?” (2 S. Pedro 3:11, 12). Hoy, mientras todavía hay oportunidad, Cristo extiende la invitación: “Vengan a mí todos ustedes que están

In einfach aufgebaut (Der austria viagra bestellen werden Einsamen. Eine cialis 10 mg nebenwirkungen Finanziell Passwort Anfang! Mutter mit sildenafil kinderwunsch trinkt paar oder zu. Mindestens http://www.milchhaus.wecklingen.de/wgdft/tadalafil-wirkt-nicht Vorrangig mich? Steht etwas http://www.milchhaus.wecklingen.de/wgdft/viagra-bei-koronarer-herzkrankheit der feiner?

cansados y agobiados, y yo les daré descanso” (S. Mateo 11:28).–Carlos A. Steger.

Comente