Un día para aliviar el estrés

La ONU, llama al estrés como el “mal del siglo”. De acuerdo con Marilda Novares Lipp, psicóloga especializada en estrés de la PUC de Campinas (Estado de San Pablo – Brasil), esta enfermedad puede causar envejecimiento prematuro, obesidad, anemia, inmunidad baja, aumento de la frecuencia cardíaca, tensión muscular, palidez, alteraciones del sueño, alteraciones de la digestión, disfunción sexual, dermatosis, cuadros alérgicos, baja resistencia a las infecciones, caída del cabello, y la lista continúa. Las secuelas psicológicas dejadas por el estrés pueden ser: Sensación de incompetencia, desmotivación, manía de persecución y disminución de la capacidad de concentración. 1

Detrás de mi pequeño mundo, existía un UNIVERSO DE PERSONAS que no creían en Dios.

Aunque sean muchos los factores causantes del estrés y depresión, muchos de nosotros sufrimos de esos males, simplemente porque dejamos de leer nuestro MANUAL DE INSTRUCCIONES. ¿Ya le sucedió de comprar un aparato y en las ansias de usarlo lo conectó a la electricidad sin leer las instrucciones y lo quemó?

Y fue ahí que vio, que en el manual del fabricante decía: “Lea esto antes”.

Nosotros también tenemos un manual de instrucciones del ‘Fabricante’. Dios, quién realizó nuestra creación, dejó su Palabra para instruirnos acerca de cómo debemos actuar para que la máquina de nuestro cuerpo no entre en colapso. La Biblia hace exactamente eso. En ella encontramos consejos de salud, de alimentación de comportamiento y de convivencia familiar. Encontramos también, el consejo de Dios acerca del día contra el estrés.

EL DÍA CONTRA EL ESTRÉS

¿Quiere saber que día es ese, y por qué es llamado así? Dios creó el mundo con un ciclo semanal de 6+1, es decir seis días de actividades y un día de descanso, como está escrito en Génesis 2: 1- 3: “Así fueron terminados los cielos y la tierra y todos sus ocupantes. El séptimo día Dios había terminado la obra que hizo, y reposó en el séptimo día de toda la obra que había hecho. Por eso Dios bendijo y santificó el séptimo día, porque en él reposó de toda su obra de creación que Dios había hecho”.

Piense y responda:

1. ¿Qué evento de la naturaleza determina la duración de un día? Respuesta: El movimiento de Rotación de la Tierra. La Tierra demora 24 horas en dar una vuelta sobre su propio eje.

2. ¿Qué es lo que determina la duración del año? Respuesta: El movimiento de Traslación. En 365 días, un año,  la Tierra completa una vuelta alrededor del Sol.

3. ¿Qué evento determina la duración del mes? Respuesta: El ciclo lunar marcado por la trayectoria de la Luna alrededor de la Tierra.

4. ¿Y cuál es el evento natural que determina la duración de la semana? Respuesta: NINGUNO. Pero el ciclo semanal de siete días es aceptado en todo el mundo desde la antigüedad, incluso en los países no cristianos.

¿No cree usted que esto es un indicio de que Dios fue quien creó el mundo en seis días, y descansó el séptimo? Fue Él quien estableció la semana de siete días, el sábado para el descanso y siempre lo conservó así, porque “el séptimo es el día del SEÑOR, tu Dios”. Éxodo 20: 10 – RA. (Ver también Éxodo 31: 13).

¿CUÁNDO COMIENZA EL SÁBADO?

Aunque esta parezca una pregunta sin sentido, el primer descubrimiento que haremos es qué los días no comienzan ni terminan a la media noche. Además si así fuese, ¿cómo hubiese sido cuando todavía no existía el reloj?

En la Biblia descubrimos que el día tenía las mismas 24 horas, que estaban divididas en dos partes de 12 horas: 12 Horas de claridad, alrededor de las 6 de la mañana hasta las 6 de la tarde; y 12 horas de oscuridad, alrededor de las seis de la tarde hasta las seis de la mañana. Notemos que Jesús también usaba este método de medir el tiempo. Respondió Jesús: ‘¿No tiene el día doce horas?” Juan 11:9.

En el libro del Génesis, vemos que en el principio el día era contado siempre a partir de la tarde:

  • “Y fue la tarde y fue la mañana del primer día”. Génesis 1: 5.
  • “Y fue la tarde y fue la mañana del segundo día”. Génesis 1: 8, etc.

.

Y Levítico 23: 32 nos muestra que el inicio del la celebración del sábado debe ser de la misma forma: “SÁBADO de descanso solemne os será: ENTONCES… DE TARDE A TARDE CELEBRAREIS VUESTROS SÁBADOS”. (la mayúscula es nuestra).

Esta es la forma correcta de celebrar el sábado: De puesta de sol del día viernes, hasta la puesta del sol del sábado.

¿Pero será que esto tiene alguna importancia, o lo que realmente importa es separar un día y punto?

Bueno si el día no fuese tan importante, ¿por qué Dios sería entonces tan específico en determinar:

  • El día, Éxodo 31: 17; y
  • La hora de inicio y final de ese día, Levítico 23: 32.
  • El sábado como uno de los Diez Mandamientos? Éxodo 20: 8- 11.

Vea solamente que incoherencia: Hoy es común comenzar a contar las horas de un nuevo día a media noche. De esa forma, así como usted dice ‘buenas tardes’ a partir del medio día, también usted debería decir ‘buenos días’ a partir del primer minuto después de la media noche. ¿No le parece extraño?

El cambio de la manera de contar los día de la semana, de media noche a media noche, dificultó mucho la observancia del cuarto mandamiento para aquellos que aceptan la forma Bíblica de contar el tiempo. El día sábado es un día especial para recibir las bendiciones de Dios, porque el mismo Dios lo bendijo y lo santificó. De ningún otro día se dice: “Lo santificó”. Génesis 2: 3.

¿QUÉ PUEDO HACER EN EL DÍA SÁBADO?

El mayor ejemplo de cómo debemos aprovechar el sábado viene de Jesús mismo: En el séptimo día, Él:

  • Hacía el bien a todas las personas: “…es lícito hacer bien en sábado”. Mateo 12: 12.
  • Visitaba: “Aconteció un sábado, cuando él entró en casa de uno de los principales de los fariseos…” Lucas 14: 1.

Curaba: “Porque el día en que Jesús hizo lodo y le abrió los ojos era sábado”. Juan 9: 14. Jesús realizó muchos otros milagros en sábado. Vea algunos: La curación de la suegra de Pedro (Marcos 1: 21 y 29), la curación del paralítico (Juan 5:9) y del hombre con la mano seca. (Mateo 12: 10).

  • Paseaba: En ese tiempo, Jesús pasó por los sembrados en sábado. Sus discípulos tuvieron hambre y comenzaron a arrancar espigas y a comer”. Mateo 12: 1. (Recogieron sólo para comer, igual que tomar frutas en un huerto. No estaban trabajando).

¿QUÉ ES LO QUE NO DEBO HACER EN SÁBADO?

No me es agradable cuando aparto un día para pasar con la familia y a mi esposa se le ocurre pasar todo el tiempo limpiando, lavando y cocinando. A Dios le pasas lo mismo. Si Él aparta un día por semana para estar con nosotros, debemos dejar de lado todo lo que puede ser hecho en otro día de la semana como por ejemplo: La limpieza, el arreglo de la casa, lavar el auto, ir al supermercado, etc.

Dios se comunica con nosotros a través de nuestra mente. El sabía que necesitaríamos de un día para relajarnos, para tener una relación íntima con Él. Dios sabía que ‘la carrera contra el reloj’ tomaría el control de nuestras vidas y que necesitaríamos de un día sábado; sin preocuparnos de nuestros propios asuntos en el día que para Él es sagrado. Consideremos al sábado como día de fiesta, el día santo del SEÑOR debe ser respetado. Guarden el sábado, descansando en lugar de trabajar;  “… ni hablando cosas vanas. Si me obedecen yo seré una fuente de alegrías y haré que venzan todas las dificultades y ustedes serán felices”. Isaías 58: 13 (parafraseado).

Al final de cuentas, ¿por qué Dios creó el sábado? “El sábado fue hecho para el hombre, y no el hombre para el sábado”. Marcos 2: 27.

Jesús afirmó que Dios pensó EN USTED, cuando creó el sábado. Desde el principio, lo que Él deseaba era pasar tiempo con nosotros. El Señor del sábado lo invita  hoy para tener un momento especial con Él, 24 horas de descanso bajo su protección.

¿Cuál será su respuesta?

Comente